sábado, 11 de diciembre de 2010

Talento y entornos innovadores

Hoy, en el marco de la clausura y entrega de diplomas de la primera edición del curso de gestión de las industrias de la creatividad de Iniciativa Compite, es importante enfocar en la vinculación entre talentos y territorios.
En los últimos dos años 120.000 profesionales cualificados españoles han emigrado buscando nuevos horizontes profesionales. Cada vez más la relación entre talento y desarrollo territorial será más importante. Los territorios que no sepan crear, retener y atraer talento verán condicionado su desarrollo. En una crisis como la que vivimos el talento es clave no solo para superarla sino para mantenerse y crecer.

En la escuela, la universidad, la empresa debería ser uno de los temas centrales, pero la mayoría de las veces se quedan en las palabras. Ves reiteradamente decisiones que maltratan e incluso desprecian el talento. El salirse de la media, el destacar todavía en nuestra sociedad no es algo que valore. Sí está presente la cultura del pelotazo, del tener notoriedad rápido y como sea. Pero recordemos que el talento es propio de la Persona inteligente o apta para determinada ocupación y que es capaz de generar valor de forma continuada.

No se puede tener talento para todo. Esto vale tanto a las personas como a los territorios. Todos tenemos una aptitud más desarrollada para algo determinado, pero tenemos que descubrir en que la podemos aplicar. En esto es clave la educación. Desde pequeños se nos educa para elegir una profesión y capacitarnos para poder ganarnos la vida con ella (¿Qué quieres ser de mayor?), pero no a que descubramos nuestro talento y sepamos cómo aplicarlo. ¿Qué nos apasiona realmente? ¿Qué podemos hacer mejor que nadie? ¿Qué puede necesitar el mundo que nosotros podemos ofrecer? Mi experiencia en el trabajo con personas, organizaciones y territorios es que para la mayoría les resulta difícil responderlas.

La buena noticia es que para mucha gente y en algunos sitios el talento es algo de gran valor a lo que se presta mucha atención. Que podemos hacer como individuos, empresarios, gestores públicos para que este potencial se desarrolle. Aquí van algunas reflexiones:

1. Crear plataformas físicas o virtuales para que este talento interaccione. De la interacción de talento siempre sale la innovación.

2. El entorno importa. Nuestras ciudades tienen que ser sostenibles económica, humana y medioambientalmente. La apuesta por el diseño es uno de los elementos más destacados.

3. El dinero es importante, pero un equilibrio de público y privado. Un exceso de subsidio aleja el talento.

4. Hay que arriesgarse, apostar por una o dos cosas en la que podemos ser excelentes y tener paciencia para conseguir resultados. Hay que trabajar para posicionarse en un nodo, en un hub intercambiador del talento en un área determinada.

5. La excelencia en la educación es la base sobre la que se sustenta el talento. El talento necesita de otros talentos, quiere seguir desarrollando sus capacidades, quiere para sus hijos/as lo mismo que para ellos/as.

Estamos en el momento oportuno para tomarse este tema en serio y pasar de las palabras a los hechos.

Autor: Juan Pastor (Director de Innovación en Barrabés Internet)

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada