lunes, 31 de enero de 2011

Narcisismo


Trastorno narcisista de la personalidad

Los narcisistas son personas con una prepotencia rimbombante y una extrema preocupación de sí mismo. Tienen una autoestima muy consolidada, muy sólida, en contra de lo que vulgarmente se dice. A nivel interpersonal su funcionamiento es penoso. Precisa considerarse en un plano superior a los otros porque no los soporta, porque se ha desvinculado afectivamente de ellos.

Les importa bastante poco lo que les ocurra a las personas de su entorno aunque sean conocidas; sólo están preocupados por sí mismos.

La visión autosuficiente y superior de sí mismas, les hace encontrarse incómodos, por ejemplo, en un medio público de transporte o utilizando la sanidad pública, porque pensará que merece siempre lo mejor; tendrá zapatos, relojes o coches de marca, de los más caros que haya; hablará una y otra vez de sí mismo, de sus circunstancias, de su vida y su visión de las cosas.

Son individuos muy resentidos y que adoptan una actitud vengativa hacia los demás; les gusta hacer sentirse mal a los otros, para así ellos alimentar su ego y su superioridad. Si piensan que alguien puede competir con ellos o hacerles sombra, experimentarán inquietud e intentarán por todos los medios minusvalorar a esa persona.

Los narcisistas no suelen ir a consulta. La psicoterapia puede ayudar a la persona afectada a relacionarse con otros en una forma más positiva y compasiva. El resultado (pronóstico) varía según la severidad del trastorno. Las complicaciones más habituales se deben a problemas en las relaciones interpersonales y familiares y a la dependencia del alcohol y otras drogas.

Criterios diagnósticos generales para un Trastorno de la personalidad

A. Un patrón permanente de experiencia interna y de comportamiento que se aparta acusadamente de las expectativas de la cultura del sujeto. Este patrón se manifiesta en dos (o más) de las áreas siguientes:

1. cognición (p. ej., formas de percibir e interpretarse a uno mismo, a los demás y a los acontecimientos)

2. afectividad (p. ej., la gama, intensidad, labilidad y adecuación de la respuesta emocional)

3. actividad interpersonal

4. control de los impulsos

B. Este patrón persistente es inflexible y se extiende a una amplia gama de situaciones personales y sociales.

C. Este patrón persistente provoca malestar clínicamente significativo o deterioro social, laboral o de otras áreas importantes de la actividad del individuo.

D. El patrón es estable y de larga duración, y su inicio se remonta al menos a la adolescencia o al principio de la edad adulta.

E. El patrón persistente no es atribuible a una manifestación o a una consecuencia de otro trastorno mental.

F. El patrón persistente no es debido a los efectos fisiológicos directos de una sustancia (p. ej., una droga, un medicamento) ni a una enfermedad médica (p. ej., traumatismo craneal).

Criterios para el diagnóstico del TPN (IMPORTANTE)

El sujeto mantiene un patrón general de grandiosidad (en la imaginación o en el comportamiento), una necesidad de admiración y una falta de empatía. Reúne al menos cinco de los siguientes ítems:

1. tiene un grandioso sentido de autoimportancia (p. ej., exagera los logros y capacidades, espera ser reconocido como superior, sin unos logros proporcionados).

2. está preocupado por fantasías de éxito ilimitado, poder, brillantez, belleza o amor imaginarios.

3. cree que es "especial" y único y que sólo puede ser comprendido por, o sólo puede relacionarse con otras personas (o instituciones) que son especiales o de alto status.

4. exige una admiración excesiva.

5. es muy pretencioso, por ejemplo, expectativas irrazonables de recibir un trato de favor especial o de que se cumplan automáticamente sus expectativas.

6. es interpersonalmente explotador, por ejemplo, saca provecho de los demás para alcanzar sus propias metas.

7. carece de empatía: es reacio a reconocer o identificarse con los sentimientos y necesidades de los demás.

8. frecuentemente envidia a los demás o cree que los demás le envidian a él.

9. presenta comportamientos o actitudes arrogantes o soberbios.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada