viernes, 22 de noviembre de 2013

Niños y niñas adoptados (de 2 a 5 años). Sus reacciones



Adaptación del niño/a a su nueva familia
Un niño/a adoptado pasa por diferentes fases en ese proceso de adaptación, pero éstas siempre serán las mismas en todos los casos,  lo que variará es la duración (más breves cuanto más pequeño es el niño/a) y la facilidad en la adaptación (mayor también cuanto más pequeño), en función de la edad del niño/a.
 Estas fases suelen ser:
  • una fase inicial de angustia, en la que pueden ser frecuentes los llantos, el nerviosismo, el mal dormir, e incluso puede resentirse el apetito. En esta fase, el niño/a muestra rabia y dolor por el abandono. Para ayudarle a asimilar todo esto, es conveniente ofrecerle mucho contacto físico (abrazos y caricias, demostraciones de afecto) que le hagan sentirse seguro y querido en esa, su nueva casa.
  • una fase de adaptación, de conocerse mutuamente. Irá probando los límites de lo que puede y no hacer, de lo que puede esperar y recibir de las personas que le rodean. También habrá largos períodos de llanto, y predominará la ansiedad por ambas partes.
Es importante no olvidar en ningún momento que estas conductas no son algo personal contra los padres, sino consecuencia de su situación anterior y además es propio de esta edad la expresión de su enfado, disconformidad y falta de seguridad a través de la ira: las tan temidas “rabietas” que angustian y a veces desquician a los padres y madres.
 Con suave firmeza habrá que irle marcando los límites que tanto necesita y que está pidiendo para ir conformando su lugar emocional en la familia y su seguridad personal.
Entre los 2 y los 5 años es un buen momento para ir introduciendo el tema de la adopción, siempre que tu hijo/a esté receptivo y sobre la historia de su adopción:
- explícale que él o ella nacieron en otro lugar y luego fueron adoptados: esto es importante ya que algunos niño/as fantasean con que ellos no han nacido…
- descríbele cómo era cuando le vieron por primera vez: aspecto, rasgos, ropa, emociones que sintieron al verle/a, al cogerle/a en brazos,… el viaje a casa.
- destaca lo excepcional de su llegada a casa: cómo fue, quiénes les esperaban para recibirles, cómo era su habitación, sus cosas…Enséñale fotos de ese día. No confundir al niño/a respecto al día en que fue adoptado y el que es su día de cumpleaños y diferenciar cada fecha con el evento que se celebra.
En base a todo ello irán creando su propia identidad y hay que ayudarles a que lo hagan.
Si tu hijo o hija manifiesta su estado con berrinches o rabietas os propongo actuar con una actitud tranquila y asertiva:
1. Si reaccionamos enfurecidos, perdemos el control de la situación y no les ayudamos a manejar sus emociones.
2. Es bueno bajar a la altura del niño/a, sentarse, no dejar de mirarle a los ojos con cariño y transmitiendo calma.
3. De manera serena y segura, dile que no te gusta lo que está haciendo. Que si quiere hablar contigo, debe ser sin gritos y sin llorar.
4. Escucha la petición del niño/a o si tiene algo que decirte y analiza rápidamente si se le puede complacer o no.
5. Dale una respuesta clara de por qué si o por qué no.
6. Si no quiere hablar, sólo acompáñalo, quédate con él o ella en silencio hasta que se le pase, si acepta que lo cojas, mímalo mucho, si no respétalo y espera a que esté más tranquilo/a y entonces consuélalo.
De esta manera iremos ayudándoles a calmar sus angustias y a manejar las emociones de una manera sana, sin respuestas ansiosas y será una buena ocasión para transmitirles el amor que sentimos por ellos/as.

Colabora:
 Ana Mª Prats. Coach de Familia. Especialista en Adopciones www.ser-familia.net
Tel. 615266152

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada