miércoles, 15 de enero de 2014

Niños superdotados: ser diferente en la escuela



No es fácil ser diferente en la escuela. Todos hemos vivido en nuestra infancia episodios en los que los niños se burlaban del “gordito” y del “cuatro ojos”. Al menos, ellos sabían por qué provocaban el rechazo de sus compañeros. Los superdotados sufren con frecuencia ese rechazo pero no entienden por qué. Son iguales que los demás, ¿por qué no les quieren?, ¿por qué no les dejan jugar? ¿Por qué no les dejan en paz?
Algunos padres me han contado que sus hijos se esfuerzan muchísimo para ser aceptados en el colegio, incluso llevando caramelos para todos sus compañeros. Pero nada funciona. Los superdotados son diferentes y muy a menudo eso provoca rechazo de sus compañeros y acoso escolar. Si además son tímidos e inseguros, se convierten en víctimas propiciatorias para sus acosadores, que pueden hacerles la vida imposible durante mucho tiempo.
Según todos los estudios realizados, el acoso escolar en la escuela, el maltrato físico o psicológico, puede afectar a la autoestima de los chicos y crearles graves problemas psicológicos cuyos efectos frecuentemente se mantienen durante toda la vida adulta.
¿Cómo saber si nuestro hijo sufre acoso escolar? Hay algunas señales que nos pueden poner sobre aviso:
1. Es agresivo en casa pero tímido en el colegio, y con frecuencia llega a casa de muy mal humor. Los niños deprimidos suelen manifestar su malestar con mayor irritabilidad. Así, un niño triste, deprimido porque no se siente aceptado en el colegio a pesar de todos esfuerzos, puede reaccionar de forma agresiva en su entorno familiar.
2. Pierde sus cosas o dice que se las quitan demasiadas veces. Los superdotados son despistados, pero si se repite que viene sin un libro o un cuaderno, si pierde juguetes, si le quitan el dinero, la merienda o alguna prenda de vestir, tenemos que averiguar qué está pasando.
3. Dice que se golpea y viene con muchos moratones. Es normal que en la escuela se hagan daño jugando, pero si ocurre más de una vez a la semana, y si además viene con roturas en la ropa, puede estar ocurriendo algo más.
4. No tiene ningún amigo íntimo o no habla de ningún amigo en concreto. Es posible que sus amigos de antes ya no lo sean porque se han unido al grupo de sus acosadores. Cuando a un niño le maltratan ya no menciona a sus amigos, aunque éstos en particular no le ataquen. Se siente sólo y maltratado psicológicamente.
5. No quiere ir a la escuela. Dice que le duele el estómago, la cabeza, que no puede respirar bien, vomita, etc... Frecuentemente son síntomas de ansiedad ante lo que le espera en el colegio.
6. Muestra menos interés en los estudios y disminuye su rendimiento, incluso en asignaturas que antes le gustaban. Para no destacar, para sentirse aceptados, muchos superdotados dejan de sacar buenas notas en su intento de pasar desapercibidos.
7. Tiene problemas para dormir. La ansiedad afecta a sus hábitos de sueño.
¿Qué hacer en estos casos? En primer lugar intentar averiguar qué ocurre hablando con el niño, pero esto no siempre es posible porque muchos niños se avergüenzan de ser atacados y no suele contarlo en casa. Piensan que se merecen las críticas y los ataques y se sienten mal. Si esto no funciona, nosotros recomendamos acudir a un especialista en superdotación para que le haga el correspondiente estudio y, de confirmarse el acoso, denunciarlo inmediatamente al centro escolar.
También es imprescindible en estos casos trabajar en terapia para reforzar la autoestima del niño y sus habilidades sociales para enseñarle a enfrentarse a las críticas de forma correcta. Responder a los golpes con golpes, a los insultos con insultos, le llevará a tener más problemas. Aguantar el acoso sin defenderse terminará dañando su autoestima y causándoles graves problemas psicológicos. Tienen que aprender a manejar el rechazo y para ello necesitan ayuda especializada en la mayoría de los casos.

Carmen Sanz Chacón
Presidenta Fundación Inteligencia y Sociedad 
 EL MUNDO DEL SUPERDOTADO  
 www.elmundodelsuperdotado.com


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada