martes, 24 de febrero de 2015

Las creencias, base de nuestra actitud y comportamiento

Si te paras a reflexionar sobre lo que ocurre en tu vida, quizá puedas aceptar que hay una parte consciente de ti, que parece darte el “control” sobre lo que haces. Los pensamientos te producen emociones, las emociones te invitan a la acción (te gusta, no te gusta, lo quieres, lo rechazas…), las acciones producen resultados y los resultados producen hábitos, que refuerzan todo el sistema de acción-reacción. Y te dices “la vida es así”. ¡Vale!
           
            Lo que ocurre, es que hay una parte de ti que hace funciones en “automático”. Esas son las creencias, impregnan tu personalidad, tus costumbres, tu orientación ante la vida, incluso tus gustos, aquello que rechazas. El subconsciente está lleno de creencias no cuestionadas, interiorizadas como el perfume impregna la piel, o una ropa. Un paradigma, al igual la creencia, es lo que te hace decidirte sin que tu mismo-a seas consciente de ella.

            Miguel Martín, médico, chaman, escritor, es autor de un gran libro “Los cuatro acuerdos” nos insta a reflexionar, lo más profundamente que podamos, en esos hábitos que determinan nuestra vida. Y la vida… es todo lo que tengamos, todo lo que abarque nuestra presencia en el mundo y que aparece en forma física, de relaciones, de trabajos, situaciones… Según sean las líneas rectoras de nuestra vida, los principios, los acuerdos, así sentiremos, tomaremos acción y tendremos resultados.

            ¿Están tus creencias basadas en el miedo o el amor? ¿Intentas protegerte o aceptas tu vulnerabilidad? ¿Cofias o desconfías? ¿Tienes muchas certezas… o te abres a las infinitas posibilidades de ser y existir? ¿Necesitas tener el control, tener razón? ¿O puedes abrirte a tener una realidad más grande que tu mismo-a, que abarca al todo?

            Te animo a que hagas selecciones en las listas de afirmaciones, tomadas de “Creencias universales” de la profesora Byron Katie. Si después de este trabajo personal, interior, puedes coger con las pinzas una creencia que te ha fastidiado la vida y decides trabajarla, superarla… habrás dado un grandísimo paso consciente. En eso consiste un poquito eso que llaman la vida consciente: elegir, abrazar, conscientemente, lo que nos construye como personas. Y al mundo.
      

Necesito saber qué hacer.
No sé qué hacer.
Sé lo que es bueno para otros.
Sé lo que es lo mejor para mí.
Algo terrible va a suceder.
Es posible cometer un error.
Las personas no deberían mentir.
Las personas deberían respetarme.
Puedo controlar como otros se sientan respecto a mí.
Siento tu energía.
Necesito más dinero.
La vida no es justa.
Los padres deben querer a sus hijos.
Los hijos deben querer a sus padres.
Necesito decidir.
No hago nada bien.
Puedo desilusionar a la gente.
No quiero parecer tonto/a.
Hay demasiado que hacer.
No hay suficiente tiempo.
Sé lo que necesitas.
No sirvo para nada.
Me compete hacerte feliz.
Necesito una pareja para ser feliz.
Es mi culpa.
Debería ser diferente.
He perdido mi oportunidad.
Necesito ser cuidadoso/a en la vida.
Las personas deberían escucharme.
No soy suficiente.
Soy un fracaso.
No le importo a________.
Necesito comprender.
Necesito hacerlo bien.
Lo hice mal.
Hay algo malo en mí.
Él/ella me rechazó.
Él/ella no confía en mí.
No debería haber guerra en el mundo.
Las mujeres no deberían ser tan emocionales.
Las personas no debería utilizar a los animales (investigación médica, alimento, etc.)
El mundo no es un lugar seguro.
La gente está destruyendo el medio ambiente.
Las personas me juzgan.
Sé lo que piensan.
Deberían estar de acuerdo conmigo.
Tengo que trabajar muy duro.
La gente debería cumplir sus promesas.
Otros me pueden hacer daño.
El dinero me hará feliz.
Estoy demasiado gorda/o, flaca/o
Necesito estar en control.
Mi cuerpo debería ser sano.
No se puede confiar en la gente.
_________ me traicionó.
Mi vida tiene un propósito.
Necesito conocer el propósito de mi vida.
La vida es difícil.
Las personas deberían ser agradecidas.
Mi jefe debería apreciarme.
No pertenezco.
Las personas no deberían enfadarse.
________ lo hizo mal.
Tengo razón.

En mi experiencia, no es posible iniciar cambios vitales profundos a la vez, a no ser que la vida te arroje a tener una experiencia fuerte, como es la cercania a la muerte, la enfermedad, una perdida, una crisis. ¿Necesitas estar al borde del precipicio para tomar control de tu vida en la direccion que quieres?

Ahora es el momento correcto. Si quieres cambiar tu futuro, para  que sea mejor, has de actuar en el presente, que es el unico espacio de tiempo y energia que tienes. Te animamos a ello, por ti, por tus seres queridos. Merece la pena estar consciente y hacer cada dia una ocasion para vivir con sentido y en la direccion correcta.

Rosa Estañ
Coach Personal 
educacionando@gmail.com


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada